top of page

Diario del proyecto STS 5 - Manejo del trauma mental - Valor y resiliencia

Strong tree with intertwined roots Image by Jeremy Bishop

Descubrir nuestros propios valores fortalece nuestra resiliencia y proporciona un suelo rico en nutrientes para nuestro crecimiento y desarrollo.


Manejo del trauma mental Valor y resiliencia

Reunión del 5 al 30 de mayo y al 6 de junio de 2021, ambas cohortes


Los valores, las razones y la resiliencia están entrelazados en muchas facetas diferentes de nuestra vida. A lo largo de los años, innumerables estudios han demostrado y demostrado este hecho, pero ¿cómo y por qué funciona?


Resiliencia se refiere a la capacidad elástica para recuperarse o recuperarse de la adversidad, el estrés, el trauma o el cambio repentino en las circunstancias, que causa un estado de bajo funcionamiento o estar atrapado en un detener la situación.


Valores, en relación con la resiliencia, se refiere a lo que sea que hagamos motivado por lo que nosotros Apreciar, amar, apreciar y mantener la importancia en nuestras vidas, y por lo tanto le daría o le proporcionaría lo que necesita, y por eso, pagaría activamente el precio requerido, (precio a significa: esfuerzo, tiempo, energía, pensamiento, dinero, etc..).  Por ejemplo, despertarse a todas horas para ayudar a un joven necesitado, porque valora la vida humana y la dignidad humana, o un maestro que pasa incontables horas desarrollando un plan único para ayudar a un niño a aprender de una manera diferente porque está teniendo dificultades en clase: el valor y la importancia del maestro para la educación de todos los niños motiva su trabajo. Sin duda, hay cientos de ejemplos a lo largo de nuestra vida e historia para demostrarlo. Como la mayoría de los participantes corren un alto riesgo de estrés traumático secundario debido a la naturaleza de su trabajo, el proyecto se centra en construir resiliencia de adentro hacia afuera para enfrentar mejor los diferentes desafíos a los que se enfrentan al ayudar a otros en situaciones muy difíciles, el primer paso es volver a conectarse con los valores y razones que los motivaron a hacer este trabajo, para empezar. Esta sesión comenzó con una interesante demostración, presentando la misma juego jugado la última vez, el facilitador pidió a todos que trajeran diferentes objetos aleatorios a la cámara, (redondos, azules, largos...). En la segunda parte del juego, se pidió a los participantes que encontraran un objeto lo valoraban porque tenía un recuerdo, un momento especial o tenía un significado significativo para su vida. Registraron la diferencia entre traer objetos aleatorios, buscados por el sistema automático (encontra encontrar, buscar, mostrar), activando una plataforma de conciencia completamente diferente que conscientemente hizo que fueran más profundamente hacia adentro para encontrar un objeto con una calidad y un valor especiales y entrañables. Los participantes reflejaron que encontrar el objeto de valor especial, requería que buscaran conscientemente el valor y se volvieran a conectar con el sentimiento especial en su corazón y mente y la calidez que causaba. No era un funcionamiento automático del cerebro límbico, sino un funcionamiento más alto del cerebro racional.

COVID-19 Nurses & Therapists at Manchester Memorial Hospital (May 2020)

Las enfermeras y los terapeutas se toman unos minutos para romper con su difícil rutina durante la pandemia de Covid19. Mientras trataban de salvar vidas y proporcionar tanta dignidad como fuera posible, también lidiaron con mucho dolor por las grandes pérdidas, sus propios miedos y dolor. Y a lo largo de todo, siguieron adelante todos los días, sostenidos por su gran valor y esperanza para la vida humana. Lo que más valoramos y valoramos en nuestra vida a menudo no es conscientemente buscado, recordado o reafirmado por nosotros mismos a nosotros mismos, o por nosotros mismos a los demás. En su mayoría somos superados por la rutina, donde el centro de gravedad está en el funcionamiento inferior Sistema límbico.  Tan pronto como abrimos los ojos por la mañana (y tal vez incluso antes...), el cerebro límbico nos bombardea y nos inunda con todo lo que se debe tratar hoy, ahora, en este momento... niños, cónyuge, trabajo, facturas, dinero, proyectos sin terminar, tareas esperando para comenzar, redes sociales, alertas de noticias, y la lista de manera ansiosa y abrumadorasivamente Y hace exactamente eso, muele a la persona, causando agotamiento, fatiga, mientras que gradualmente olvida las razones más profundas por las que hacemos lo que hacemos, y los valores importantes de los que se derivan estas razones, que son la fuente energizante de energía para cualquier cosa que hagamos. Construir resiliencia, para ser capaz de soportar las presiones de la vida en sus muchas formas, formas e influencias, para poder mantenerse conectado a lo que es de primordial importancia, requiere que la persona disminuya la velocidad lo suficiente como para permitir que el cerebro racional se involucre, y comience a rastrear los valores de nuestras importancias, lo que nos importa y por lo que estamos dispuestos En grupos pequeños, los participantes pudieron conectarse con algunos de los valores en sí mismos, hablando sobre los valores que tienen para las personas que les son queridas, o lo que los motiva a levantarse de la cama cada mañana y continuar con su trabajo. Muchos comentaron lo especial que era tener el tiempo para poder pensar en ello y la preciosa sensación de estar con sus valores. Alcanzar un lugar de valor en ti mismo, pensando en tus razones y tus valores para tu trabajo, las personas con las que trabajas, o tu familia y seres queridos, todos los días, (la palabra clave aquí es LA TUYA, no la de nadie más), como un ejercicio diario y un recordatorio de tu intención y propósito. Por ejemplo, un propósito podría ser: aliviar el dolor y el sufrimiento, o crear una circunstancia segura para los jóvenes en riesgo, mejorar la oportunidad de que la vida humana tenga una existencia digna, o crear un futuro donde la paz y la reconciliación sean posibles, o tener siempre amor y bondad presentes en sus tratos, y así sucesivamente... Esto carga a los sistemas con una energía mucho mayor a través del cerebro racional, creando la base para la decisión consciente y la autoelección para ese día, y gradualmente construye la resiliencia. Cuando te encuentras con una situación difícil, mantener tus valores y razones conscientemente por adelantado te permitirá reaccionar desde un lugar de valor más fresco, y no desde el calor de la amígdala.


No es teórico, si se practica a diario

Hay un gran beneficio e importancia en reservar unos minutos cada día para nutrir sus razones, valores y propósito, e incluirlos conscientemente en su pensamiento a medida que realiza su día y sus tareas; de esta manera, cada tarea se llenará con sus valores cada vez, esto mantendrá la resiliencia y lo revitalizará. La resiliencia no se puede sostener en los valores del pasado: necesita que los valores sean nuevos y recién llegados en cada momento, así que aquí hay un ejercicio que cualquiera puede hacer:

  1. Reserva de 20 a 30 minutos de tu día, preferiblemente al despertarte o justo antes de acostarte (o ambos)

  2. Haz una lista de las diferentes cosas o tareas que necesitas hacer hoy (o mañana cuando te despiertes)

  3. Seleccione 3 elementos de la lista, y para cada uno, responda a la siguiente pregunta:

  4. ¿Por qué hago esto?

  5. ¿Qué valoro de esta tarea o persona con la que tengo que lidiar?

  6. ¿Para qué sirve?

No hay ningún truco de magia o onda de una varita que aumente la resiliencia. Construir resiliencia requiere esfuerzo e inversión de tiempo: el tiempo es un bien precioso en estos días, pero si valora la resiliencia, es esencial construir los patrones que permiten el desarrollo de la resiliencia. Pero eso se remonta a la pregunta:

¿Quieres construir resiliencia, y si es así, no es un poco de tiempo, un pequeño precio a pagar?

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page